Instalar vs actualizar

Hace algunas semanas fue liberada la versión 10.04 de Ubuntu con soporte extendido, una de las preguntas que nos debemos realizar es si deseas actualizar a la nueva versión o realizar una instalación desde 0. En varios portales han realizado la misma pregunta y estos son algunos de los resultados que se han obtenido.
En MuyLinux se realizo una encuesta sobre las preferencias de los usuarios ¿Actualizar o Instalar desde 0, los resultados sorprendentes: La encuesta se cerro con 611 votos contabilizados, el 80% voto preferir por una instalación limpia, nueva y desde 0, el 20% prefiere actualizar su equipo de computo.

El autor del articulo reflexiona sobre el resultado: "Las distribuciones no transmiten bien el hecho de que actualizar es fácil, “indoloro” y seguro para nuestros datos. A pesar de que las actualizaciones automáticas funcionan muy bien en la mayoría de los casos, parece como si los desarrolladores de las distribuciones prefirieran también que instalásemos de cero, ¿no os parece? ¿No creéis que todas las distros parecen transmitir el mensaje de “bájate la ISO e instala desde cero” que “conéctate a los repos, nosotros nos encargamos de todo”? "


En Tech Drive-In, nos ofrecen algunas recomendaciones:

  • La instalación limpia es más elegante que la opción dist-upgrade que existe actualmente
  • La instalación limpia lleva menos tiempo puesto que nos ahorramos el tiempo de descargar los paquetes, que ya tendremos tostaditos en el Live CD de instalación.
  • Al ir experimentando con más y más paquetes y aplicaciones, solemos acabar con un sistema que hemos “ensuciado”, y una instalación limpia permite liberar esa “basura” y volver a dejar nuestro sistema limpito.
  • Instalar desde cero es divertido
  • Usar el creador de discos USB a partir de la imagen USB es un excelente método de instalar nuevas versiones.

Esos argumentos son importantes, pero hay que tener en cuenta que hay diversos escenarios en los que lo de realizar una instalación limpia no es especialmente recomendable. Si ya disponemos de un sistema con todas nuestras aplicaciones configuradas y nuestros datos organizados y enlazados a esas aplicaciones, una instalación limpia nos obligará al engorroso proceso de volver a dejarlo todo igual que antes.

Otra opción que puedes analizar es antes de instalar desde 0 puedes puedes hacer un respaldo de como tienes configurado en este momento tu sistema operativo.

Antes de instalar el nuevo sistema operativo, ejecuta:

						sudo dpkg --get-selections > paquetesainstalar

Después de la instalación, en la nueva distro:

						sudo dpkg --set-selections < paquetesainstalar
						sudo apt-get -y update
sudo apt-get dselect-upgrade
Eso hará que contemos con las mismas aplicaciones que tenemos actualmente en nuestro sistema. Es importante recordar que las preferencias que tengas configuradas en las aplicaciones no seran guardadas en el respaldo.

Fuente:
MuyLinux
Tech Drive-IN
 
Comentarios
No hay ningún comentario aún. Sea usted el primero.